Ahogo, tarifas bajas y costos inviables: así cierra el año para el sector logístico

¿Quién cobra $37,31/km. en Argentina? Según la Confederación Argentina del Transporte Automotor de Cargas (CATAC), a noviembre 2018, ése es el valor del km. para larga distancia. ¿Alguien lo cobra? Casi nadie. ¿Por qué?

Sabemos que el transporte de cargas por camión y la logística asociada constituyen una de las actividades más importantes del sistema productivo, correspondiéndole más de 400 millones de toneladas por año, equivalentes al 91% del total transportado (informe BCR –Bolsa de Cereales de Rosario-). Agrupan servicios imprescindibles que actúan en toda la cadena de valor, permitiendo la producción y consecuente creación de riqueza. Sus servicios son estratégicos, sin embargo la situación económica-financiera del sector es muy preocupante.

Por el lado de los ingresos, la tarifa por km. que se paga es claramente insuficiente, bien por debajo de lo que debería. Hay dos razones fundamentales que marcan la coyuntura. La pérdida de alrededor de 27 millones de toneladas de la cosecha 2017/18 equivalentes a 800.000/900.000 viajes menos y el enfriamiento del consumo masivo como consecuencia de medidas macroeconómicas restrictivas. La coyuntura entonces ha generado un mercado en el que, fuera del pico de demanda por cosecha, prevalece la oferta y el subempleo de la capacidad de transporte, aumentando los costos por cada kilómetro efectivamente recorrido.

Desde el punto de vista estructural, debido a que mas del 90% (dato de FADEEAC) de las empresas de transporte son cuentapropistas y pymes, su oferta de servicios no sólo es mucha frente a la falta de trabajo actual sino también atomizada, es decir muchos pequeños emprendimientos, familiares e individuales, que no tienen capacidad de negociación frente a los que dan trabajo. En este contexto, los dadores de carga pueden imponer tarifas que en la mayoría de los casos tienen un atraso considerable respecto de la inflación de costos que sufre el sector y que además son de retorno, dejando librado al transportista la tarea de conseguir carga para volver. Desde lo financiero, los pagos fueron estirados en 30/40 días promedio con un costo de financiamiento no menor al 70% anual y disminución del cupo bancario para descuento de cheques, en los pocos casos en los que se cuenta con carpetas bancarias armadas.

Por el lado de los costos, se debe insistir en que las empresas de transporte y logística no son formadoras de precios. Para prestar servicio combinan capital, trabajo e insumos, todos factores cuyos precios están definidos por el mercado y en algunos casos regulados por el Estado. Los principales componentes de sus costos (inversión en equipos, tasa de interés sobre el capital de trabajo, combustibles, peajes, empleo) reflejan la carga de un Estado voraz e ineficiente que no sólo recauda encareciendo los insumos principales, sino que también grava los resultados nominales sin descontar la inflación. Castiga además a la propiedad, al consumo, al trabajo y a la empresa sin importar sus resultados.

El mercado en que se mueve el transporte automotor de carga ahoga a la actividad por el apretón entre costos altos y tarifas bajas. Sufre por lo tanto una endémica baja/negativa rentabilidad que fomenta la informalidad y la quiebra.

También fomenta la aparición de centros de camioneros en cada puerto o localidad que sólo permiten trabajar a los transportes locales y mafias que cobran peaje para permitirles el paso. Por lo visto, no basta con invertir en infraestructura si el sector es apenas viable.

Autor: Oscar Algranti, CEO de Logística Integrada S.A.

Referencias
– Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC). Datos verificados por la Universidad T. Di Tella:
El costo de la actividad logística y de transporte de cargas sufrió un aumento del 57,78% entre enero y noviembre 2018. En los últimos 12 meses (dic17/nov 18) el incremento fue de 62,4%
– Confederación Argentina del Transporte Automotor de Cargas (CATAC):
Datos auditados por la Universidad Tecnológica Nacional
El costo del transporte de cargas sufrió un aumento del 53,32% entre enero y noviembre 2018. En los últimos 12 meses (dic17/nov 18) el incremento fue de 58%.

 

Ahogo, tarifas bajas y costos inviables: así cierra el año para el sector logístico